¿Qué es la apnea del sueño?

Apnea significa no respirar. Un episodio de apnea es un evento en el que una persona deja de respirar por un breve período de tiempo. La apnea del sueño es una afección en la que la persona tiene varios episodios en los que deja de respirar por un breve período de tiempo durante la noche. Esto hace que sus niveles de oxígeno bajen, lo que a su vez provoca que la persona, de forma inconsciente, se despierte lo suficiente como para respirar profundamente, a fin de que sus niveles de oxígeno vuelvan a la normalidad. El tipo más común de apnea del sueño es la apnea obstructiva del sueño. Esto ocurre cuando existe una obstrucción en el flujo de aire a través de la nariz, la boca y la garganta hasta la tráquea y, a menudo, viene acompañada de fuertes ronquidos. La apnea del sueño no obstructiva es una variante menos común, que puede ocurrir debido a problemas con las áreas del sistema nervioso central encargadas de controlar la respiración. En cualquier caso, el resultado es una disminución del flujo de aire, produciendo así bajos niveles de oxígeno en la sangre.

Las etapas del sueño

Cuando dormimos avanzamos a través de varias etapas del sueño que van desde el sueño ligero hasta el sueño muy profundo. Una de las etapas más importantes del sueño se denomina sueño REM. REM, por sus siglas en inglés (Rapid eye movement), significa sueño de movimientos oculares rápidos, y su nombre se refiere a la etapa en la que soñamos. Durante el sueño REM, nuestros cuerpos se paralizan de forma automática y natural, de modo que en realidad no nos movemos representando nuestros sueños; aunque parezcan muy reales en ese momento. Los únicos músculos voluntarios que no se paralizan durante el sueño REM son los de nuestros ojos. Nuestros ojos se mueven de un lado a otro rápidamente mientras “vemos” todas las cosas que en ellos ocurren. Si bien el propósito exacto del sueño REM y de los sueños en general sigue siendo objeto de mucha investigación y debate, una cosa está clara: es muy importante para un descanso reparador. Si se nos priva del sueño REM, no nos sentiremos descansados. Y los efectos pueden acumularse con el tiempo, dando como resultado fatiga crónica, ansiedad, irritabilidad y muchos otros síntomas.

Sueño interrumpido

Cuando comenzamos a dormir, pasamos por etapas que van desde un sueño más ligero hasta un sueño más profundo. Si ocurre un episodio de apnea y la correspondiente caída en el nivel de oxígeno durante las etapas más profundas del sueño, incluido el sueño REM, nuestros cuerpos son estimulados unas cuantas veces para despertar lo suficiente como para poder respirar profundamente, a fin de que nuestros niveles de oxígeno vuelvan a la normalidad. No nos despertamos del todo, sino solo hasta los niveles más ligeros del sueño, donde nuestros músculos respiratorios pueden respirar profundamente. Esto hace que la persona mantenga un ciclo desde un sueño profundo hasta un sueño más ligero y viceversa. En la apnea grave del sueño, esto puede ocurrir cientos de veces cada noche. Y debido a que la persona nunca se despierta del todo, no se da cuenta de lo que está sucediendo. Al despertarse por la mañana, no recordará haber sido despertada de un sueño profundo a una etapa más ligera de sueño. La persona pensará que tuvo una noche de sueño completamente normal. Con la excepción de que todavía se sentirá cansada. ¿Por qué sucede esto? Porque la persona nunca tuvo la oportunidad de completar un ciclo completo de sueño profundo o sueño REM. En una noche normal, una persona sube y baja lentamente por los niveles de sueño y, a menudo, completa de tres a cuatro ciclos completos de sueño REM. Con la apnea del sueño, esos ciclos normales se interrumpen porque cada vez que el cuerpo finalmente duerme lo suficientemente profundo como para comenzar un ciclo REM, la persona se despierta de nuevo hasta el sueño ligero debido a un episodio de apnea. Luego deberá comenzar a procesar todo desde el inicio, volviendo al sueño profundo, donde se despierta nuevamente, perdiendo una vez más la oportunidad de completar un ciclo de sueño normal. De esta forma, puede acabar durmiendo toda la noche sin haber tenido un sueño profundo y satisfactorio. Es posible que la persona no sienta ni sepa esto, pero se puede observar de forma sencilla en una prueba de apnea del sueño.

¿Cuáles son los efectos de la apnea del sueño?

La apnea del sueño deriva en muchos síntomas. Algunos son el resultado de los efectos de repetidos episodios de bajo nivel de oxígeno en la sangre. Con niveles bajos de oxígeno, los vasos sanguíneos de los pulmones se contraen. Los vasos sanguíneos constreñidos en los pulmones hacen que la presión sanguínea en el lado derecho del corazón aumente ya que es el lado derecho del corazón es el que bombea la sangre a los pulmones. El aumento crónico de presión en el lado derecho del corazón puede dañar la aurícula derecha, cuya pared es fina, y la cámara superior del lado derecho del corazón, lo que podría provocar fibrilación auricular. Los niveles de oxígeno bajos pueden causar muchos otros síntomas, como dolores de cabeza y mareos, y también un aumento de los niveles de adrenalina, pudiendo producir presión arterial alta. La privación crónica del sueño asociada con la apnea del sueño deriva en muchos otros síntomas. Esto puede causar estrés, ansiedad, trastornos gastrointestinales, síndromes de dolor, fatiga generalizada, disminución de la función del sistema inmunológico y muchos otros síntomas. De hecho, se ha dicho que los efectos de la apnea del sueño son tan variados, que puede hacerse pasar por casi cualquier otra enfermedad médica.

¿Cómo detectamos la apnea del sueño?

El diagnóstico de la apnea del sueño se realiza tradicionalmente con una prueba de apnea del sueño, o estudio del sueño. Históricamente, los estudios del sueño se han realizado en laboratorios especializados en el sueño. El paciente duerme una noche completa en un laboratorio del sueño mientras permanece conectado a varios monitores diferentes, incluidos monitores cardíacos, monitores de oxígeno (monitores spo2), monitores del movimiento de la pared torácica para detectar la respiración (monitor de respiración) y un monitor de EEG completo (monitor de electroencefalograma, que mide las ondas cerebrales para detectar las etapas del sueño) con muchos cables conectados al cuero cabelludo. Como es de imaginar, es un poco complicado dormir con todos esos cables conectados al cuerpo, pero esa es la forma más común en que se ha realizado la prueba.

Estudios del sueño domésticos

Con la llegada de una mejor y más compacta tecnología de sensores, ha sido posible crear una prueba del sueño doméstica. Estos estudios del sueño utilizan menos cables para detectar la apnea del sueño. A menudo, solo se utiliza una pegatina para medir el movimiento de la pared torácica y un sensor de dedo para medir el nivel de oxígeno y la frecuencia cardíaca. Debido a que estos estudios del sueño domésticos carecen de un monitor EEG completo, no son capaces de mostrar de manera concluyente las etapas del sueño. En su lugar, se pueden utilizar sensores de movimiento corporal para deducir las etapas del sueño. Esto funciona porque los movimientos corporales pueden correlacionarse con diferentes etapas del sueño. Por ejemplo, debido a que estamos efectivamente paralizados durante el sueño REM, no habrá movimiento corporal durante un ciclo de sueño REM. Por el contrario, durante las etapas más ligeras del sueño, a menudo vamos cambiando de posición en la cama de forma alterna. De esta manera, se puede generar un informe de sueño relativamente preciso a partir de una matriz de sensores mucho más pequeña, y esto es posible con el paciente durmiendo en su casa, en su propia cama.

Reloj médico CardiacSense

El CSMW es una matriz de múltiples sensores, todos contenidos en un formato de reloj sencillo. Debido a que está equipado con sensores que pueden medir el nivel de oxígeno en sangre (monitor de SpO2), el movimiento corporal y la frecuencia respiratoria (monitor de respiración), es capaz de realizar estudios del sueño domésticos. En lugar de aplicar adhesivos, cables o clips para los dedos, el paciente simplemente debe usar el CSMW al irse a la cama por la noche. Su utilidad puede ir más allá que únicamente el diagnóstico inicial de la apnea del sueño. Debido a que el CSMW se puede usar tantas noches como se desee, los datos pueden usarse para rastrear la gravedad de la apnea del sueño de una persona y su respuesta al tratamiento. Y debido a que la apnea del sueño puede contribuir a la fibrilación auricular, el CSMW se puede utilizar como monitor de fibrilación auricular y al mismo tiempo, como monitor de SpO2, monitor de constantes vitales, y monitor de la apnea del sueño, a fin de ofrecer una imagen completa del estado de la apnea del sueño de la persona.

Efectos de la privación del sueño

-Irritabilidad

-Deterioro cognitivo

-Lapsos o pérdida de memoria

-Deterioro del juicio moral

-Bostezos severos

-Alucinaciones

-Síntomas similares al TDAH

-Deterioro del sistema inmunológico

-Riesgo de diabetes tipo 2

-Mayor variabilidad de la frecuencia cardíaca

– Riesgo de enfermedad cardíaca

-Aumento del tiempo de reacción

-Menor la precisión

-Temblores

-Dolores

 

Otros:

-Crecimiento deficiente

-Riesgo de obesidad

-Reducción de la temperatura

*El producto aún no ha recibido la aprobación reglamentaria